Seleccionar página

¿Qué factores determinan el éxito de una Vasovasostomía?

La vaso-vasostomía es un procedimiento microquirúrgico técnicamente complejo, cuyos resultados dependen de múltiples circunstancias. Los principales factores pronósticos que determinan el resultado de una cirugía de reconstrucción de vasectomía son los siguientes

  • Una buena selección de los candidatos
  • La experiencia del cirujano
  • El tiempo que ha transcurrido desde la vasectomía
  • Características del fluido seminal que se obtiene durante la intervención
  • Técnica quirúrgica empleada
  • Como se realizó la vasectomía

¿Eres un buen candidato?

Es el primer factor que debemos tener en cuenta. Para poder ofrecer la vaso-vasostomía a una pareja como solución, deberíamos asegurarnos de dos cuestiones fundamentales:

Primera: tener la certeza de que la mujer va a poder quedarse embarazada de forma natural y va a poder tener un embarazo normal que llegue a término. Si existiera alguna patología ginecológica que se lo impidiera y fuese necesario recurrir a técnicas de reproducción asistida, no tendría sentido la reconstrucción. En otra entrada publicada podrás encontrar los estudios necesarios para asegurar esta circunstancia.

Segunda: habrá que asegurarse de que los testículos mantienen una producción suficiente de espermatozoides de manera que tras la reconstrucción podamos conseguir un seminograma de suficiente calidad.

La experiencia de tu cirujano

Sin duda se trata de uno de los factores fundamentales de los que depende el resultado final. Como ya hemos comentado anteriormente, la microcirugía reconstructiva es un procedimiento técnicamente complejo que requiere cierta formación y destreza.

La experiencia permite: acortar la duración de la intervención; disminuir la agresión quirúrgica y el daño a los tejidos; mejorar la calidad de la anastomosis que se va a realizar; resolver posibles inconvenientes que pudieran surgir durante el procedimiento; etc.

El tiempo que ha transcurrido desde que te hiciste la vasectomía

Se trata de un factor importante pero no determinante. De forma genérica, podríamos afirmar que cuanto más tiempo haya trascurrido desde la vasectomía, peores van a ser los resultados obtenidos. El porcentaje de pacientes que consiguen un seminograma normal tras la cirugía en función del tiempo transcurrido desde la vasectomía sería:

  • 0-5 años: 90-95%
  • 5-10 años: 80-85%
  • 10-15 años: 65-70%
  • 15-20 años: 35-40%

Las tasas de parto, para cada uno de los periodos anteriormente definidos, es la siguiente:

  • 0-5 años: 60%
  • 5-10 años: 50%
  • 10-15 años: 40%
  • 15-20 años: 30%
tasa de parto por edad vasovasostomía

Características del fluido seminal obtenido durante la cirugía:

Este es otro de los factores pronósticos determinantes del resultado. Por una parte, podemos analizar el aspecto del fluido que sale por el conducto deferente una vez que se ha liberado y abierto en su extremo más próximo al testículo. Cuanto mayor sea la transparencia, fluidez y volumen de ese líquido, mayor será la probabilidad de conseguir un seminograma de calidad. Por el contrario, si el material que se obtiene es espeso, amarillento y escaso, los resultados serán peores.

Es recomendable analizar microscópicamente ese fluido para comprobar la presencia o no de espermatozoides y la movilidad de los mismos. El pronóstico mejora cuanto mayor sea la cantidad de espermatozoides observados y mayor el porcentaje de formas con movilidad espontánea.

La técnica quirúrgica empleada influye también en el éxito de la Vasovasostomía

La técnica que ofrece mejores resultados es la reconstrucción microquirúrgica (utilizando microscopio quirúrgico) del conducto deferente con una anastomosis (o empalme) realizada en dos planos con suturas de 9/0 y 10/0.

Cómo se ha realizado la vasectomía: este factor también influye.

Por último, otro de los aspectos que influyen de una forma determinante en los resultados es la técnica que se utilizó para realizar la vasectomía. Hay varios aspectos de dicha intervención que tienen importancia a la hora de realizar una reconstrucción:

El nivel al que se realizó la sección del conducto deferente: si la sección fue realizada muy cerca del testículo, la probabilidad de que se hayan producido obstrucciones secundarias en el epidídimo aumentan, empeorando los resultados. Por otra parte, el calibre del conducto deferente a este nivel es menor, lo que añade algo de dificultad al procedimiento. Si la vasectomía se realizó en una zona muy alejada del testículo, puede dificultar la accesibilidad para realizar la reconstrucción.

Técnica utilizada para ocluir el conducto deferente: cuanto más compleja haya sido esta técnica (anudar, recortar, acodar, coagular el interior del conducto, etc), mayor será el segmento de deferente que tendremos que desechar y mayor la distancia entre los extremos a re-empalmar, lo que dificulta la cirugía desde el punto de vista técnico.

¿Necesita una consulta? Llámenos al (+34) 91 577 17 55

¿Le gustaría recibir más información por parte del Dr. Ignacio Galmés Belmonte? Complete el formulario y recibiremos su consulta de inmediato

Confidencialidad

Responsable DPO: Instituto Urológico IGB SL
Finalidad: Información al paciente.
Legitimación: Tu doble consentimiento.
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos de acuerdo a la Política de Privacidad