Seleccionar página

La reconstrucción de una vasectomía paso a paso

Vamos a explicarte con detalle como se realiza el procedimiento de reconstrucción de una vasectomía, para que tengas una idea clara de todo el proceso.

Antes de la intervención:

En primer lugar, es necesario tener una consulta presencial en la podamos valorar tu situación y tus características particulares; explorarte; conocer tus expectativas, temores, dudas, etc.; también comprobaremos que cumples todos los requisitos necesarios para afrontar la intervención con garantías. Es probable que en esa primera consulta te hagamos una ecografía testicular y escrotal. Esta será la primera y única vez que tengamos que vernos en la consulta antes de la intervención (salvo que haya algo excepcional que requiera nuevas visitas).

En esa consulta te pediremos un estudio preoperatorio, imprescindible para realizar cualquier intervención quirúrgica, que consta de: análisis de sangre, electro-cardiograma, radiografía de tórax (no siempre necesaria) y valoración por el servicio de anestesia. Una vez te hayas realizado este estudio, el anestesista te entregará un dossier con los resultados. Dicho dossier nos lo harás llegar por correo electrónico. No es necesario que vayas a la consulta para ello.

La preparación para esta intervención es sencilla: deberás evitar determinadas medicaciones con cierta antelación (ya te diremos cuales y con cuanto tiempo tiene que suspenderlas y si debes sustituirlas por otros fármacos); tendrás que acudir con toda la zona genital bien rasurada y con al menos 6 h de ayuno; justo antes de ir a quirófano te pediremos que te duches y te limpiarán toda la zona genital con productos especiales antisépticos

Durante la intervención:

Este tipo de intervenciones las realizamos habitualmente con anestesia local y sedación.

Estarás ingresado solo durante unas horas y serás dado de alta el mismo día de la cirugía. Como intervenimos a muchos pacientes que no son de Madrid, no es infrecuente que nos pidan el poder quedarse una noche en el hospital. No hay inconveniente para ello y no encarece el procedimiento.

La cirugía tiene una duración habitual de 2 horas.

Para realizar la reconstrucción haremos dos incisiones de unos 3-4 cm a cada lado en el escroto, sobre la zona en la que se hizo la vasectomía. Siempre utilizamos un microscopio quirúrgico que nos magnifique la imagen y nos permita ver con detalle lo que estamos haciendo ya que a simple vista hay cosas que son inapreciables.

Los objetivos de la cirugía son:

Localizar los extremos seccionados de ambos conductos deferentes, liberándolos y abriendo la luz interior (el conducto interior por el que pasan los espermatozoides).

Al abrir el extremo más cercano al testículo podremos observar si sale líquido por el mismo y analizar el volumen, la densidad y el aspecto del mismo. Recogeremos una muestra de ese líquido para que lo analicen inmediatamente y nos digan si hay o no espermatozoides y si éstos tienen movilidad. Todo ello tiene importancia en le resultado final, como explico en otro post publicado.

Comprobaremos la permeabilidad y el paso de líquido a través de los extremos más alejados del testículo.

A continuación tendremos que anastomosar (reempalmar) los dos extremos de cada deferente. Para ello haremos una sutura microquirúrgica con hilos muy finos, apenas visibles a simple vista, de nylon 9/0 y 10/0. Será una sutura en dos capas o planos, uno más profundo, dando 4 puntos con el hilo más fino (10/0), y otro más superficial, dando 8-10 puntos con el hilo de 9/0.

Una vez completada la anastomosis se recoloca todo en si sitio y se cierran las heridas.

Después de la intervención

El postoperatorio no suele ser muy doloroso, pero te dejaremos pautado un tratamiento analgésico por si acaso. Tendrás que utilizar un calzoncillo ajustado durante varias semanas. Te enseñaremos como limpiar y cuidar las heridas. Es recomendable que te pongas hielo sobre las heridas durante los primeros días.

Deberás hacer cierto reposo durante 2-3 semanas. Las suturas microquirúrgicas son muy delicadas y se podrían deshacer si se someten a fuerzas de tensión o presión excesivas. Por ese motivo recomendamos no realizar ejercicio físico intenso; montar en bicicleta, en moto o a caballo, no mantener relaciones sexuales, etc. durante varias semanas.

Tendrás que evitar la exposición al frío que provoque una retracción del testículo por tracción del músculo cremaster (que tira del testículo hacia el abdomen cuando la temperatura es baja).

En una semana podrás estar realizando una vida casi normal, con las restricciones anteriormente enumeradas, y te podrás reincorporar al trabajo. A las 24-48 podrás estar haciendo cualquier actividad que no te obligue a permanecer de pie durante mucho tiempo o a realizar grandes esfuerzos. Los puntos de las heridas desaparecerán o se caerán al cabo de 2-3 semanas.

Empezaremos a hacerte controles con seminograma a las 6-8 semanas de la cirugía. Repetiremos esos controles cada 2-3 meses hasta que se haya normalizado el seminograma o hasta que se haya producido un embarazo. Si a los 12 meses no han aparecido espermatozoides en el eyaculado, consideraremos que la intervención no ha tenido éxito.

¿Necesita una consulta? Llámenos al (+34) 91 577 17 55

¿Le gustaría recibir más información por parte del Dr. Ignacio Galmés Belmonte? Complete el formulario y recibiremos su consulta de inmediato

Confidencialidad

Responsable DPO: Instituto Urológico IGB SL
Finalidad: Información al paciente.
Legitimación: Tu doble consentimiento.
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos de acuerdo a la Política de Privacidad