Seleccionar página

Requisitos imprescindibles para poder plantear una Vasovasostomía

Para poder plantear una Vasovasostomía como opción debemos asegurarnos de que se cumplan dos requisitos fundamentales que son:

1) Que la mujer pueda quedarse embarazada de forma natural

2) Que el varón tenga la capacidad de conseguir un seminograma de suficiente calidad una vez resuelta con éxito la Vasovasostomía

Primer requisito: que la mujer pueda quedar embarazada de forma natural

Si la mujer tiene que recurrir a técnicas de reproducción asistida para conseguir un embarazo, por tener alguna patología ginecológica o de cualquier otra naturaleza, no tendrá sentido el hacer la reconstrucción de la vasectomía. Se planteará directamente la realización de un ciclo de FIV-ICSI.

Para verificar este criterio, en la mayor parte de las mujeres no es necesario mas que una revisión ginecológica rutinaria.

Si la paciente tiene reglas regulares y no ha tenido problemas ginecológicos previos la revisión habitual es más que suficiente.

Por el contrario, en aquellas mujeres que han tenido antecedentes de patología inflamatoria o infecciosa de la pelvis (endometriosis, enfermedad inflamatoria pélvica, etc. ), cirugías pélvicas, embarazo ectópico o problemas uterinos (miomas, pólipos, etc.), se necesitarán estudios adicionales.

Segundo requisito: que el varón tenga la capacidad de conseguir un seminograma de suficiente calidad

Este requisito va a depender de dos factores fundamentales:

1) Que el testículo mantenga una producción suficiente de espermatozoides.

2) Que no haya obstrucciones secundarias (además de la propia vasectomía) que impidan la salida de esos espermatozoides

El primero de los factores lo podremos confirmar mediante la historia clínica, en la que descartemos que haya habido procesos infecciosos, inflamatorios o traumatismos en los testículos; mediante la exploración física, en la que comprobemos que los testículos tienen un tamaño y consistencia normales; una ecografía testicular y una determinación de LH y FSH en sangre.

La existencia de obstrucciones secundarias se comprueba fundamentalmente mediante la exploración física.

Tras una vasectomía es posible que se produzcan obstrucciones secundarias del epidídimo que impidan la salida de los espermatozoides una vez reconstruida la vasectomía. Dichas obstrucciones suelen ser fácilmente identificables mediante la exploración. En estos casos, puede ser necesario realizar una epidídimo-vasostomía en lugar de una Vasovasostomía.

Esto quiere decir que tendremos que conectar el extremo del conducto deferente al epidídimo, por delante de donde se encuentre la obstrucción, para así asegurar el paso de los espermatozoides que se formen en el testículo.

Esta técnica es mas compleja y tiene peores resultados, por lo que habrá que discutir con la pareja las diferentes alternativas.

¿Necesita una consulta? Llámenos al (+34) 91 577 17 55

¿Le gustaría recibir más información por parte del Dr. Ignacio Galmés Belmonte? Complete el formulario y recibiremos su consulta de inmediato

Confidencialidad

Responsable DPO: Instituto Urológico IGB SL
Finalidad: Información al paciente.
Legitimación: Tu doble consentimiento.
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos de acuerdo a la Política de Privacidad